10 MITOS DE LA INFORMÁTICA

Los mitos son verdades a medias, mentiras interesadas, o viejas verdades que ya no lo son. En informática también existen los mitos, y algunos llevan más de 50 años con nosotros, negándose a desaparecer. Vamos a aportar nuestro granito de arena desvelando 10 mitos sobre la informática que no te debes creer.

Todos hemos sido prisioneros, alguna vez, de alguna magufada relacionada con la informática. Ya sea por falta de conocimientos, por creernos todo lo que cuenta Internet, o porque en algún momento dejó de ser verdad, y no nos hemos enterado. ¿Conoces estos 10 mitos sobre la informática que no te debes creer?


1-  UN PC con más núcleos y más memoria RAM, es mejor


 

Uno de los mitos de la informática más extendidos, es que como más potente sea el hardware o más cosas tenga, mejor. Un procesador de 8 núcleos es más rápido que otro con 4 núcleos, o un PC con 16 GB es mejor que otro con 8 GB de RAM. Por supuesto, ambas cosas no son ciertas. O al menos, no siempre.

La teoría nos dice que como más núcleos (más unidades de procesamiento) tenga un procesador, mejor funcionarán los programas, pero no siempre es así. En primer lugar muchas aplicaciones solo usan uno o dos núcleos. Así que funcionarán igual en un procesador con dos núcleos, que en uno con ocho. En otros casos hacen un uso intensivo del núcleo principal, y el resto tienen funciones secundarias. Aquí cuenta más la velocidad del núcleo principal, que el número de núcleos. Una CPU de 4 núcleos a 2 GHz, rendirá más que una de 8 a 1.8 Mhz, en esta situación.

En el caso de la memoria, es similar. Muchas aplicaciones o juegos solo usan 2 o 4 GB de RAM, así que tener 8 o 16 GB, no va a aportar nada. Si es cierto que la memoria extra se puede usar para acelerar el uso del sistema operativo, pero solo lo notarás si utilizas muchas aplicaciones al mismo tiempo, o herramientas que necesiten mucha RAM, como un editor de video 4k.


2-  Si te montas tu propio PC, te sale más barato


 

Mucha gente se monta su propio PC porque, dice la creencia popular, te cuesta más barato. Hoy en día las placas bases modernas automatizan toda la configuración, así que es una operación relativamente sencilla. Pero, ¿es más barato que comprar un PC montado por la tienda, o una marca?

Es cierto que en PCs para gaming y en gamas altas, seguramente sí. Pero en PCs de entrada u oficina, las cosas están más igualadas. Por otro lado, los PCs montados bajan bastante de precio a partir de los 6 meses. Si esperas ese tiempo, vas a poder comprar un PC montado al mismo precio que si lo montas tú.

La ventaja, además de la garantía, es que los componentes han sido elegidos por profesionales para que funcionen bien juntos, así que seguramente ofrecerá mejor rendimiento que un PC montado por un usuario que no entienda mucho sobre las sinergias del hardware.

 

3-  Mitos de la programación


 

Los lenguajes de programación son el ADN de la informática. Sin ellos los ordenadores serían unas máquinas tontas que no servirían para nada. Y como es lógico, también existen muchas leyendas de la informática relacionadas con ellos. Vamos a desmentirlas!

Programar es sólo para genios y expertos en matemáticas

Muchas personas creen que programar es una labor de mentes privilegiadas y genios de los números. Pero nada más lejos de la realidad.

Programar es incluso más fácil que aprender un idioma. Y existen lenguajes de programación realmente sencillos, que hasta un niño puede aprender. Cualquier persona está capacitada para aprender a programar, incluso los lenguajes más profesionales.

Tampoco es necesario ser matemático para programar. Solo se necesita el álgebra básico que se aprende en la escuela.

 

4-  Las ondas del WiFi causan cáncer


 

Durante años, desde que el WiFi y las antenas de telefonía se han convertido en algo cotidiano, han surgido noticias de supuestos aumentos del cáncer por la presencia de antenas de telefonía, o del router y puntos de acceso WiFi.

A ello ha contribuido que la OMS (Organización Mundial de la Salud) clasifica a las ondas WiFi en la categoría 2B (es decir, posiblemente carcinógeno). Pero hay que tener en cuenta que la OMS lo hace por prevención, ya que ningún estudio ha conseguido demostrar la relación entre las ondas electromagnéticas y el cáncer. La OMS incluye en la misma categoría 2B del WiFi a alimentos como el café o productos como los polvos de talco.

Y recordemos que hace un par de años la OMS incluyó la carne roja procesada en el Grupo 1 como elemento cancerígeno, un grupo mucho más peligroso que el 2B, en donde se encuentra el tabaco, el alcohol, la radiación solar, el amianto, el plutonio, los rayos X, y el benceno.

Objetivamente, comer carne roja procesada, fumar o beber alcohol tiene más probabilidad de provocar cáncer, que el Wi-Fi.

La radiación que desprende el Wi-Fi es de tipo no-ionizante (una potencia demasiado leve como para provocar mutaciones en el ADN), por tanto, no hay mecanismo físico capaz de explicar una relación con el cáncer, como se explica en el blog del profesor Arturo Quirantes. 

Además estudios epidemiológicos no señalan correlación causal alguna entre el cáncer y el uso del Wi-Fi.


5-  Los Mac y Linux están a salvo de los virus


 

Un mito de la informática que se remonta a los años 80, es que los ordenadores Mac no tienen virus. Eso era verdad en los primeros años, pero con el tiempo los ciberdelincuentes (con un poco de ayuda de los bugs de MacOS) se las han apañado para penetrar también en los Mac.

De hecho, y según un informe de Malwarbytes, el pasado 2017 el malware en Mac creció un 230% y además consiguió introducirse en el sistema a través de la App Store. También en un estudio de Avast, se asegura que ese mismo año se bloquearon más de 250 millones de amenazas a Mac.

 

6-  El Modo Incógnito te hace invisible en Internet


 

Hace unos años, los navegadores comenzaron a implementar un Modo Incógnito, que supuestamente nos hace invisibles al navegar por páginas web. Así es como nos lo vendieron, y así lo creyó mucha gente.

Si estás al día en Internet seguro que ya lo sabes, pero sigue siendo un mito de la informática, que aún se sigue creyendo.

El Modo Incógnito no te hace invisible. Ni siquiera te permite pasar desapercibido.

Lo que hace es no guardar donde has estado en tu historial, no guardar las cookies, y no guardar información introducida en formularios.

En otras palabras, no guarda lo que haces pero sí es visible donde has estado. Las páginas web que visites, tu proveedor de Internet, o la empresa o dueña del hardware, si usas Internet desde el trabajo o una WiFi pública, pueden ver tu dirección IP, y por tanto identificarte, y saber dónde has estado. 

La única forma de ocultarte en Internet es usar una red privada virtual, o VPN.

¿Entonces el Modo Incógnito es completamente inútil? No exactamente. Como hemos visto no almacena cookies y tu historial, así que impide que las webs te rastreen y sepan lo que has hecho en otros sitios. 


7-  Si apago el portátil por la noche, alargo su vida útil


 

Afortunadamente, este mito de la informática poco a poco comienza a extinguirse, a medida que nos hemos ido acostumbrando al funcionamiento moderno de los smartphones.

Como los móviles, los portátiles modernos están diseñados para no tener que apagarlos nunca, Puedes dejarlos en reposo sin ningún problema, y se encenderán al instante cuando los necesites.

Estudios llevados a cabo por expertos como John Dilley no han encontrado diferencias en el hardware, apagues o no el portátil por la anoche. Así que no te obsesiones con el tema. Ya puedes usar el portátil como si fuese un móvil.


8-  Si saco el pendrive sin expulsarlo, se borran sus datos


 

Uno de los mitos más viejos de la informática, está a punto de ser desterrado para siempre.

¿Es necesario expulsar un pendrive antes de sacarlo del ordenador? Si usas Windows 10, ya no. Una de las últimas actualizaciones de Windows 10 activa por defecto el modo Expulsión Rápida, que permite sacar el pendrive sin expulsarlo.

En realidad, ya no era necesario desde hace tiempo. Los pendrives y otros dispositivos de almacenamiento USB, así como los SO actuales protegen los datos y detienen la actividad en el puerto USB cuando no lo estás usando.

Eso sí, ten en cuenta que no puedes extraerlo mientras está leyendo o escribiendo datos. En ese caso sí se puede perder información.

 

9-  Hay que desfragmentar los discos duros de vez en cuando


 

De manera similar a lo que ocurre con el mito de expulsar el pendrive antes de sacarlo del PC, aún se sigue creyendo que hay que desfragmentar el disco duro manualmente, de vez en cuando.

Cuando escribes datos en un disco, se colocan en los huecos que haya libres. Si el fichero es demasiado grande se parte en fragmentos y se reparten a lo largo del disco. Esto es lo que se llama fragmentar el disco. Se aprovecha mejor el espacio, pero hace que los datos se lean más despacio, porque hay que buscar los fragmentos repartidos por todo el disco.

Desfragmentar el disco consiste en recolocar los datos, para que todos los fragmentos estén seguidos, y así pueden leerse más rápido.

Durante años, esta operación había que llevarla a cabo manualmente, un par de veces al mes. Pero en Windows 10 el proceso se hace automáticamente en segundo plano, y además Windows lo hace muy bien. Si en el buscador de Windows pones Desfragmentar y seleccionas Desfragmentar y optimizar unidades, verás que tus unidades están 0% fragmentadas:

También hay que tener en cuenta que todo esto solo se aplica a los discos duros convencionales. Los discos SSD no necesitan desfragmentarse. Al contrario, hacerlo puede reducir su vida útil.

Por tanto, queda claro que hoy en día no hay que desfragmentar los discos duros manualmente, salvo que uses un sistema operativo antiguo.


10-  Si el ordenador va lento, es que tienes un virus


 

Si le comentas a alguien que últimamente tu ordenador va más lento de lo normal, lo más probable es que te suelte algo parecido a: “Seguro que tienes un virus“.

Uno de los mitos de la informática más recurrentes, es que los virus enlentecen los ordenadores. Eso era cierto hace unos años. Pero ahora los ordenadores son muy potentes y los virus, en lugar de infectar, intentan espiar, así que hacen todo lo posible para pasar desapercibidos.

Aunque el malware consuma unos ciclos de reloj y un poco de memoria, en los potentes ordenadores modernos no lo vas a notar. Por eso siempre hay que usar un antivirus.

Hemos visto10 mitos sobre la informática que no te debes creer. ¿Cuántos de ellos dabas por buenos?

Fuente: https://bit.ly/2VEdgQJ

Menú